fbpx

¿Conocen a Luis Fernández? El artista asturiano amigo de Picasso que triunfó en París y conquistó a Cristóbal Balenciaga

0 0
Read Time:2 Minute, 12 Second

Una nueva exposición en Madrid permite redescubrir a uno de los artistas españoles más destacados del siglo pasado.

¿Conocen a Luis Fernández? Sí, tenía un nombre la mar de corriente, pero la vida y la obra que este pintor asturiano dejó al morir en 1973 son excepcionales.

 

Ahora que se cumplen 50 años de su muerte, una nueva retrospectiva sobre su pintura en Madrid permite redescubrir a uno de los artistas más destacados del París del siglo pasado, donde fue amigo de artistas como Picasso y atrajo a las figuras más importantes del coleccionismo.

Organizada por la Fundación María Cristina Masaveu Peterson y el Museo de Bellas Artes de Asturias, y abierta al público en la sede de esa primera institución desde el viernes, la muestra presume de ser la más ambiciosa de las celebradas hasta ahora en torno al artista al reunir unos 150 de sus trabajos entre pinturas, dibujos y obra gráfica cedidas por diferentes colecciones como la de Fundación Telefónica o provenientes de la Colección Masaveu o de la Fundación.

Todas las etapas de su carrera están representadas en las distintas salas de la exposición. Desde la abstracción geométrica con la que inició su carrera en los años veinte, a sus incursiones en el surrealismo en los treinta o el estilo poscubista que cultivó entre 1944 y 1952 y con el que trabajó la naturaleza muerta, el retrato y el paisaje. También su “realismo plástico”, un arte figurativo de carácter constructiva con el que en su etapa de madurez se alejó de las corrientes de su tiempo.

Luis Fernández nació en Oviedo en 1900 y murió en París 73 años más tarde. El éxito que llegó a alcanzar en esta última ciudad como artista quedó patente con su primera exposición individual, celebrada en 1950 y compuesta por los cuadros cedidos por personajes tan destacados de la época como André breton, Alexander Iolas (el descubridor de Andy Warhol) o la vizcondesa de Noailles. Otro de esos compradores había sido Picasso, a quien había Fernández frecuentado en París en los años treinta y quien durante esa época ejerció una gran influencia en su obra.

El asturiano fue asimismo amigo de Cristobal Balenciaga. El diseñador compró varios de sus cuadros y, lo que es más llamativo, los colgó en su casa, un lugar en el que según los testimonios de la época tuvieron acogida muy pocos contemporáneos: Fernández, Giacometti y poco más. Contemplen una de las calaveras de Luis Fernández incluidas en la exposición de Madrid, repasen luego los diseños de Balenciaga y entenderán enseguida lo mucho que les unía.

 

 

This article is originally published in revistavanityfair.es.

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
25 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
75 %
Previous post Las últimas noticias de moda: lo que se lleva en verano de 2023
Next post Cultura, becas y gastronomía llevan a estudiantes colombianas a Corea del Sur