fbpx

Cultura, becas y gastronomía llevan a estudiantes colombianas a Corea del Sur

2 3
Read Time:8 Minute, 13 Second

Cada año, al menos 14 colombianos emprenden un viaje a Corea del Sur para cursar sus estudios de pregrado o posgrado, gracias a las becas que ofrece el programa Global Korea Scholarship

Estudiantes colombianas, en conversación con Plaza Capital, afirmaron que factores como la cultura, la gastronomía y, por supuesto, las becas, las motivaron a escoger Corea del Sur para profesionalizarse o especializarse.

Tres jóvenes bogotanas nos cuentan sus intereses por este país. Melissa Ruiz tiene 24 años, es periodista apasionada por la gastronomía y conoce está cultura de esa forma; impulsada por la comida y la publicidad desea cursar su maestría allá. Laura Fuentes de 24 años, luego de enamorarse de la cultura coreana por las películas y novelas que veía, cursa su primer año de posgrado de emprendimiento. Angie Acosta de 25 años, desea volver a Corea luego de su estancia durante un semestre y medio académico, nos cuenta su experiencia como estudiante de intercambio. 

Sin embargo, es importante señalar que, aunque Corea del Sur es una opción atractiva para muchos jóvenes, el país está lejos de ser el destino favorito de los colombianos. Según datos de Migración Colombia publicados el 19 de mayo pasado, un total, 88.386 personas salieron de Colombia para estudiar en otros países. De estas, solo 83 colombianos eligieron a Corea del Sur, mientras que los países más frecuentados fueron Estados Unidos, con 22.571 estudiantes, y Australia, con 9.175. Entonces, ¿qué motiva a algunos jóvenes a migrar a Corea del Sur? 

Países como Japón, Corea del Sur y China ofrecen mayores oportunidades académicas, según Lorena Estupiñán, internacionalista enfocada en estudios asiáticos. En el caso de Corea, la fama internacional se dio por la fuerza de la ola hallyu. Término utilizado para referirse al entretenimiento coreano en todo el mundo, que surgió por primera vez en la década de los noventa, tras la apertura de las relaciones diplomáticas entre Corea y China en 1992. Esta ‘ola’ inicialmente se centró en telenovelas y música pop en la comunidad china, pero pronto se comenzó a extender mostrando la cultura tradicional coreana, la gastronomía, la literatura y el aprendizaje del idioma. 

El Ministerio de Educación de Corea ofrece becas para estudiantes internacionales con el GKS Program, con el fin de otorgar educación superior e impulsar el intercambio internacional. El programa beneficia a 840 estudiantes de 155 nacionalidades diferentes anualmente. En el caso de Colombia, son 14 las personas beneficiadas al año, con seis becas otorgadas directamente por alguna universidad coreana y ocho a través de la embajada. Se postulan anualmente aproximadamente 200 colombianos como candidatos para estas becas.  

Las becas ofrecidas por el ministerio coreano cubren desde el seguro médico hasta una manutención mensual. En el caso de los programas de posgrado, la beca incluye un año de estudio de lengua coreana. Quien desee postularse al beneficio debe hacerlo con la embajada de Corea en Colombia, tras presentarse a tres de las 60 universidades del país. 

 

Relación histórica entre países 

Colombia tiene una relación especial con Corea del Sur, la cual se ha fortalecido desde la guerra de Corea cuando el batallón colombiano se unió en 1951 con tres fragatas (barcos de guerra) y casi 5.000 hombres durante tres años de batalla. Colombia fue el único país iberoamericano en responder el llamado de las Naciones Unidas. Sin embargo, las relaciones políticas formales entre los países se establecieron años después, el 10 de marzo de 1962. 

La relación diplomática se ha caracterizado por los acuerdos comerciales y los intercambios tecnológicos. También se han buscado oportunidades para la inversión e incentivar la integración de Colombia en la región de Asia Pacífico. Desde 1962, se han firmado distintos acuerdos y tratados, según datos de la embajada de Colombia en Corea.  

Corea del Sur ha apoyado a Colombia en diferentes aspectos sociales, culturales y económicos. Durante la pandemia del COVID-19, por ejemplo, Corea donó USD 5 millones para fortalecer la atención sanitaria en Bogotá. Además, la Agencia de Cooperación Internacional de Corea (KOICA) y el Ministerio de Agricultura, iniciaron un proyecto para fortalecer las estrategias del desarrollo rural y capacidades de los lideres rurales del país.  

También han trabajado con el programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas, en un programa para empoderar a las mujeres rurales mediante su autonomía económica. Su objetivo es mejorar la seguridad alimentaria y nutricional de mujeres del departamento del Chocó y del Cauca. 

 

Intereses culturales de jóvenes colombianas por Corea del Sur 

Melissa Ruiz, egresada de periodismo de la Universidad del Rosario, tiene un interés particular por Corea del Sur. Conoció esta cultura de una forma distinta a la mayoría, sin acercarse a las telenovelas surcoreanas ‘k-dramas’ o algún idol de música coreana ‘k-pop’.  

En el 2018, mientras realizaba un intercambio en México, conoció la gastronomía asiática, aunque estuviera en uno de los países latinoamericanos más reconocidos por su comida. Melissa no sabía nada sobre Corea, pero la casualidad la llevó a compartir vivienda con un compañero coreano:

Él era muy abierto compartiendo su cultura y nos llevaba a probar comida coreana. Nos enseñó sus costumbres y nos habló de su país. Yo era periodista gastronómica en ese entonces, y el concepto de su gastronomía me parecía muy curioso. 

Además de su experiencia culinaria, Melissa también se ha acercado a la cultura surcoreana a través de trabajos sobre migraciones latinoamericanas en Corea y como voluntaria de Haneul Ssem, un programa de difusión de la cultura en Bogotá. Aplicó a la beca GKS de maestría. Una de las cosas que más le parecen interesantes es cómo este país ha logrado convertir esta cultura en un tema de exportación, junto la manera en que los coreanos tienen claro que la gastronomía y todo el mundo del entretenimiento es muy consumido internacionalmente. 

Laura Fuentes, egresada de Comunicación Audiovisual de la Universidad de la Sabana, está realizando una maestría en emprendimiento con la beca GKS. Desde el colegio tuvo un gusto por esta cultura, gracias a los k-dramas y el k-pop. En Colombia, ella se enfocó en la parte histórica y el lenguaje audiovisual manejado en las películas coreanas. Al estudiar algo relacionado con lo audiovisual, se motivó a querer aprender este mundo televisivo coreano, que es diferente al nuestro. 

Ya había tenido la oportunidad de irse de intercambio a Corea en el 2020, pero al regresar a Colombia, decidió dictar clases de coreano y descubrió que le gustaba tanto que regresó para aprender el idioma de forma más académica, con el objetivo de fundar su propia empresa relacionada con la cultura coreana. 

La periodista Angie Acosta, aún no se ha ido a Corea con la beca GKS, pero tuvo la oportunidad de estudiar un semestre y medio de intercambio allá, en 2018. Viajó a Corea con un gusto en general por la cultura asiática, sin expectativas, pero descubrió un amor y pasión por la cultura coreana.  

Los coreanos muestran un gran interés por la cultura y la sociedad colombiana. En varias ocasiones, le preguntaron a Laura por el café colombiano, la música y el futbol. Angie cuenta que, por casualidad, visitó un bar el primer sábado en Corea que resultó estar dirigido por colombianos. Al igual que Laura, notó que los coreanos están bastante interesados en nuestra cultura, incluyendo los bailes típicos e historia, aunque suelen tener una personalidad menos expresiva. 

 

Desafíos y adaptaciones

Melissa ha aplicado dos veces a la convocatoria de la beca GKS. La primera fue el año pasado en febrero, donde se quedó en segunda ronda. Ahora, pasó a la ronda de la entrevista con la misma universidad y espera ser llamada con la noticia de la beca del 100%.  

En su voluntariado se dio cuenta que la vida no es como en los dramas televisivos:

“Desde que trabajo con el voluntariado, me he dado cuenta de que irse a Corea solo por las películas, no es una razón lo suficientemente fuerte como para trasladarte durante 5 o 4 años a otro país, y las personas que lo hacen normalmente les cuesta más el proceso de adaptación.

Considera que su mayor desafío será el idioma, aunque tiene conocimientos. Ella creía que aprender el idioma sería más fácil al estar rodeada constantemente de hablantes nativos:

“Pensé que iba a llegar, iba a aprender coreano y ya en un año iba a ser super fluida y no. Un año no es suficiente para aprender coreano, es necesario dedicarle tiempo.”

Además, al finalizar el año, los estudiantes deben presentar un examen que evalúa su nivel de coreano, por ese motivo se estresan un poco más de lo que deberían. Muchas personas no toman en cuenta este factor al querer irse a allí. 

Uno de los desafíos que tuvo Angie en su estadía en Corea fue la comida, ya que al inicio le costó acostumbrarse a una gastronomía tan distinta a la colombiana. ahora le encantan esos platillos. Para ella, cada momento que pasó en Corea fue encantador: desde caminar y experimentar el paso de las estaciones hasta visitar lugares con historias patrimoniales y culturales.  

Sin embargo, antes de su partida, sentía miedo por lo desconocido: “Todo lo que es nuevo o diferente, nos genera susto”, menciona. Uno de sus mayores miedos era el sistema académico, debido a su alto nivel de competitividad.  

 

Propósitos luego de Corea 

La beca GKS permite tengan una perspectiva laboral y académica, permitiéndoles nutrir y poder compartir lo que vivieron. Melissa quiere quedarse un tiempo en Corea al terminar su maestría, quiere contribuirles a más personas; quiere que Corea sea un lugar más amigable para los extranjeros.  Laura aún no sabe si se quedará o se irá de Corea al terminar su maestría. Pero tiene claro que quiere establecer su propio negocio, teniendo estas bases colombo-coreanas que ha fortalecido en los últimos años.  

 

 

This article is originally published by plazacapital.co.

Happy
Happy
20 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
80 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %
Previous post ¿Conocen a Luis Fernández? El artista asturiano amigo de Picasso que triunfó en París y conquistó a Cristóbal Balenciaga
Next post La historia de la bicicleta en Bogotá: conozca La Monareta